25.6.12

dijo dacal

Amigos, es importante compartir esta información: el martes pasado toqué en el Club Social y Cultural San Nicolás, en el barrio de Floresta. El sitio es una preciosa casa antigua devenida en Centro Cultural barrial, conducida con amor y dedicación por un grupo de flacos amigos del barrio, hay pizzas y tragos, mesas en el patio y una modesta amplificación para cantar a la guitarra. Al terminar mi concierto, me enteraron de que habían pasado inspectores del GCBA y clausurado el sitio. Poco mas de 60 personas, charla y canciones en un barrio sin movimiento, una biblioteca preciosa y todo queda prohibido: lo emergente es una vez mas hundido en la mediocridad Macrifascista, digerido y mostrado en la vidriera de Recoleta durante una semana de invierno, vaciado de contenido y perseguido. No es música lo que quieren silenciar: es el encuentro, el deseo liberado y la comunión creativa. No somos empleados de nadie: somos los dueños de la ciudad y ya ningunos niños. Esto no puede seguir sucediendo. Actuemos.

3 comentarios:

dar dijo...

lo banco.

SrKaito dijo...

ahhh, ahhh, ves, ahora lo querés
sí, igual es para bancarlo

Gabriela Fanelli dijo...

Che la puta madre!!

Y qué pasó? Bajo qué rótulo justificaron eso? No es la primera vez que lo escucho y a la vez sé de algunos que recuperaron sus espacios (un espacio en la calle humahuaca, por ej, creo)