9.7.08

las fabulosas aventuras de la noche anterior al dia de la independencia

En un momento me vi caminando por el puente que cruza la Lugones, con olor a perro, porro y hippie, mis dos cámaras en la mochila y 6 borrachos atrás mío.
[flashback]
No hubiese pensado jamás que la noche de hoy iba a terminar así. Hoy era la última clase de actores y quedaban grupos por representar su escena, así que me decidí a llegar tarde para perderme alguna. Hasta ahí nada raro. Cuando llego me encuentro con Gabriela que justo estaba por ir a llevarles basura para reciclar a los hippies que viven en el quinto pabellón, porque ahora se hizo amiga. Obviamente, no teniendo ganas de quedarnos a ver otras escenas, le preguntamos si podíamos ir con ella. Era una experiencia que seguramente no íbamos a volver a tener.
Muy de noche, caminando por el camino de al lado del pantano, sin luz, llegamos al campamento hippie. Era como estar en el campamento de los otros, o como estar en la película la playa (la de Dicaprio). Yo me imaginaba todo oscuro y pequeñas pupilas amarillas observándonos y acechándonos. El equivalente al pabellón 4 desierto, pero rodeado de árboles, con carpas alrededor, un mini invernadero, una lagunita en el medio y una moto, rarísimo. No sabíamos bien a donde ir hasta que vimos que en una de las casitas había luz, y con Gabriela adelante, nos mandamos. Porque realmente no sabíamos con qué nos íbamos a encontrar, y si les iba a caer bien que cayera con mucha gente. Y claro, en realidad estábamos re equivocados, porque eran hippies, que siempre tienen buena onda y quieren a la gente. Y el que estaba tocando la guitarra se paró y nos abrazó diciendo "todo lindo?". Miguel muy correctamente dijo que fue abrazo en exceso. Pasó el tiempo de abrazo normal y abrazo cariñoso, tuvo un par de segundos de más, y encima con hippies que no conocíamos. La decoración obviamente era muy hippie, con tambores, y por lo menos 4 guitarras colgadas en la pared. Era como muy trillado, pero en realidad estábamos en el hábitat natural de ellos, iguales a los de la tele.
Nos invitó a tomar mate y aceptamos, y mientras esperábamos empezó a caer gente y más gente y más gente, y como 3 que cumplían años justo hoy. Había algo raro en eso. Encima había gente de España, de Chile, de Alemania, creo. O sea, en qué momento tomás la determinación de "me voy del primer mundo a vivir al lado de un pantano con hippies"? raro. Mientras tomábamos mate, la habilidad musical de Miguel nos salvó de los baches de silencio, mientras el hippie jefe tocaba su caja peruana. En un momento éran tantos de ellos en esa casita, y encima dos en la puerta que me agarró medio miedo, porque encima antes de llegar, Hernán y Ana habían estado hablando de esa escena terrible de okupas, la del más capito, con el pibe que no lo dejaban ir de la casa. Pero obvio que no fue así. Y encima yo con mis dos cámaras encima y no pudiendo documentar nada! o sea, no las saqué por respeto, porque iba a quedar medio como que los veníamos a estudiar (que era mas o menos cierto de mi parte). Así que mientras muy losermente estaba pensando en que iba a escribir esto cuando llegara a casa. Después de muchas canciones, entre ellas una de ellos que Miguel repitió bastante el resto de la noche, algo que ver con subverción y naturaleza. Salimos de ahí con más abrazos largos y un olor rico a ramas quemadas y a hippie, y nos volvimos a la civilización, a solo dos cuadras de ahí. Recién ahí pude sacar un par de fotos, por lo menos de ciudad de lejos, tan luminosa e imponente.
[episodio dos]
Una vez salidos de clase, dijeron de ir a tomar algo al bar de enfrente. Lo habíamos hecho el martes pasado y estuvo bueno, así que fuimos y con un par que no habían ido la otra vez. Todos cerveza menos yo con mi coca y Gabriela con su agua y su mandarina. Empezaron a tomar y tomar y tomar, y seguían trayendo cervezas. Fue muy gracioso ver gradualmente como se iban poniendo en pedo, y hablando mas fuerte y charlando de más boludeces. Al final casi quedo instalado el tema de signos, del que todos parecían saber demasiado. Al parecer los virgo son racionales y se les entra por el lado gastronómico.
En fin, todos muy borrachos y yo no, nos vamos del lugar porque ya era re tarde y estaban cerrando, y ni que hablar de que ya no había colectivos. A la salida nos encontramos con otras chicas de imagen y sonido que estaban festejando que hoy era su última clase de la carrera, y todos con el vaso de cerveza alzado, cantando el feliz cumpleaños, fue gracioso. Después para seguirla decidieron ponerse a fumar porro y se volvieron más boludos todavía, insistiendo en sacar fotos en una niebla que había que estaba buena.
Sacamos, y como ahí adentro no íbamos a tener más colectivos, decidimos ir a cruzar el puente que cruza a river. Antes de eso, en un callejoncito muy lindo entre la Lugones y Ciudad, apareció un perro re lindo con un cacho de metal pegado, que insistian que era un ojo de gato (de bicicleta), y que había una gran ironía en el asunto. En ese lugar tambien insistieron en que saque la cámara de video para hacer una película de zombies, pero era tan un quilombo que no cedí (y se iban a arrepentir al día siguiente).
Teniendo que echar al pobre perro que nos seguía, llego el momento de caminar por al lado de la Lugones y cruzar el puente. Yo estaba como de baby sitter, siendo el único sobrio, y tenía miedo de que hicieran algo raro en el puente, pero no.
Ahí fue cuando me vi cruzando ese puente, con olor a perro, porro y hippie, mis dos cámaras en la mochila y 6 borrachos atrás mío.
Con el bajón que ya les empezaba a agarrar, y siendo más de la 1, la tarea era encontrar un lugar para comer (porque en realidad, bajón o no, no habíamos comido desde la merienda). Mientras caminábamos a libertador se les ocurrió que era re diver hacer ring raje, a esa hora, encima en barrio river, un barrio lleeeeno de casas de policías. Unos capos. Así que corrimos una cuadra y seguimos. Al llegar a libertador, la opción obvia fue Carlitos, sobre todo porque todos estaban fantaseando con panqueques raros. Antes de llegar ahí, aparecimos en un bar que ellos conocían con una banda tocando y hasta las bolas de gente, así que Miguel y Ariela bailaron un cacho y nos fuimos.
Milagrosamente Carlitos estaba abierto y lleno de gente, por esto de que mañana es feriado, seguro. Pero no, una vez ahí se dieron cuenta de que en realidad teníamos ganas de pancho, así que caminamos hasta pancho factory en cabildo y juramento. Pasamos por la casa de Mendoza, la que tiene el televisor chiquito con imágenes bizarras, y nos enteramos quién es el dueño de la casa (un artista plástico), asi que después voy a buscarlo en google.
Llegamos a pancho factory y cada uno comió un pancho. Capaz que mañana nos morimos, sobre todo porque después nos enteramos que el mate que tomamos en el pabellón 5, era del pantano, filtrada. Yay. Sacamos un par de fotos y cada uno se fue a su casa.



Desde tierra hippie.








Bar. Gente que cada vez va poniéndose más borracha. Festejo afuera del bar con las otras chicas.



Niebla y Nicolás.



El caminito lindo y el perro.



Puente de noche.


Era conceptual.. tenía el pulover arriba de la campera (ingenio)



Posando y atravesando el puente.




Pancho factory and the pipol. Hernán, Ana, Miguel. Flor, Juan, Nicolás, Ariela.

[conclusiones]
Fue una noche rara, sobre todo porque se prendió gente que no conocía y que no se conocía entre sí, y todos borrachos y drogados se hicieron los mejores amigos del mundo. Quedamos en hacer un asado. Aprendí que los borrachos pueden ser muy sabios. Mucha sabiduría en sus frases.
Y además de eso, fue muy antropológico visitar a los hippies en su hábitat y ahora se diferenciar de los hippies posta, y de los hippies de centro de estudiantes, a los que odio mucho más. Estos como que solo son sucios y hippies, pero inofensivos al fin.
Estuvo divertido la verdad, y de últimas teniendo una cámara de fotos, aunque estén todos re borrachos y yo no, me divierto sacando fotos.
(me re gustan hacer estos post largos y con fotos, incluso aunque nadie haya llegado a leer hasta acá)

10 comentarios:

Paz Tyche dijo...

me lei todo!

los borrachos van a salvar el mundo

en serio hay hippies hippies viviendo ahi?

qué loco que te hayan caido no tan mal

muerte a los panchos

gabí dijo...

osea, la idea era q al conocer te quitaras los prejuicios!!

estos muchachos tienen conceptos y cabeza mucho muy profunda, probablemente más q la de la gente q los ve sólo como "hippies" (no es palo guarda)

y si un tipo del 1er mundo deja su chanchada tecnológica para venir.. es porque hay un valor q va más allá.. es decir, si uno va a conocer bajo la coraza de antropólogo estudiando, es difícil que puedas realmente conocer.. para eso hay q poner más de uno mismo, involucrarse, se me entiende.. sino es como ir a una ciudad de turista 1 día.. imposible..

bueno, eso..

RESPETO!!!!!!!!

y buenos viajes :)

(hijos de puta q tienen tiempo al pedo :p y pueden quedarse hasta las 3 de la matina comiendo panchosmmgrrr los envidiomm)

(y dejá de decirme gabriela la re grannn flauta)

inés b. dijo...

uh, yo no leí nada. sólo vi las fotos. k-p.

Sof U. dijo...

yo llegue yo llegue!
me encantan estos post
muy entretenido

lo de los hippies de ciudad me lo habian contado
me parece muy loco
no se si puedo explicar bien porque me extraña de una forma especial

deqita dijo...

no te hagas el que andie llega al final.

SrKaito dijo...

deqi: mira el post de inés y vas a ver.. es sabido por mi persona que un montón de gente no lee los posts largos, porque son caretas

gabriela: te llamás gabriela! como querés que te diga! éh
igual conformate con que aprendí a quererlos un cacho, pero no voy a dejar de decir que son hippies, porque lo son.. te re perdiste de ser mi acompañante sobria con los borrachos

ya voy a volver a hablar de los hippies, fue una experiencia rara

y tengo que ver si reformo el post para intercalarlo con las imagenes para que sea mas lindo, pero se me tiene que ir la fiaca

frankystyke dijo...

a que lo leí!
boludoooooo quiero q me lleves con los jipis! jipis! quiero! quiero ser su amiga! y hablar del amor! y de lo fea q es la gente antijipi como vos!

Por otro lado:
Ya se quien es hernán!
te acordas q me hablabas y yo te decia no se quien es,
bueno ya se quies, iba a mi colegio y lo salude un par de veces

eso no
mas

el cuatr. q viene ya decidi q vamos a cursar una materia juntos,
quiero q cursemos una materia juntos asi somos mas felices

Anónimo dijo...

¡AWANTE LOS BORRACHOS! muy weno el post, lo publike tal cual aca >-> www.lacasadetuvieja.com.ar

Fuchs dijo...

Los borrachos también googlean.
Y también leen hasta el final!
=P

Male dijo...

che yo hace poco me había enterado de quién era la casa esa, y creo que ahí vivía una amiga de mi hermana, o un amigo, o algo así. Qué bizarra esa tv ahí.

y ahora me dieron ganas de pancho, de porro, de cerveza, de hippies, qué veleta soy.